Galanes  

Hay 2 productos.
Viendo 1 - 2 de 2 elementos
  • Galan de baño recto Venus 116x52x31
    1-042

    Se compone de: ReferenciaProductoMedidas042Galán recto 116x52x31

    81,00€
  • Galan de baño curvo Olimpo 112x47x37
    1-043

    Se compone de: ReferenciaProductoMedidas043Galán curvo 112x47x37

    81,00€

Por la mañana despiertas y no sabes qué ropa ponerte. Aún peor, la ropa que necesitas está arrugada o sencillamente no encuentras lo que estás buscando en el armario. No dejes que te vuelva a suceder, hay remedio para todos esos inconvenientes: el galán. El galán es un mueble que algunos consideran olvidado o excesivamente clásico, pero no olvidemos su utilidad.

El galán es uno de los sistemas con más tradición y con más utilidad para tener mantenida la ropa sin arrugas, en orden y en el lugar correcto para antes de irse a la cama. Olvídate de dejar la ropa encima de la silla o el zapatero o tirada en el respaldar de un sofá. El galán le dará cobertura a esa ropa dejándote un espacio ordenado y limpio. Escoja un sitio de su casa donde pueda tenerlo accesible y no desentone con el resto de la decoración.

El galán es una pieza muy práctica, ya que nos ayuda a que nuestras prendas queden en perfecto estado, sin una arruga y en orden. Para el cuarto de baño, dormitorio u el guardarropa, le dará un toque de belleza estilosa y además será práctico.

Un galán es un suplemento de decoración para dormitorios que hace algunos años dejó de utilizarse y cayó en el olvido. Muchos de los diseños que se llevaban entonces eran clásicos, por lo que no quedaban bien con los muebles modernos que la mayoría de los fabricantes empezaron a trabajar para nuevos dormitorios.

En otro tiempo, el galán fue un accesorio preciso en el cuarto, un mueble tradicional y distinguido, que solo era utilizado por el sexo masculino. Actualmente, ha vuelto a estar de moda, sobre todo como elemento decorativo y eficaz.

Para que los galanes luzcan con una pincelada moderna, los fabricantes de ahora optamos por darles nuevos acabados. Por poner un ejemplo, lo que antes siempre se solía hacer acabado en madera barnizada, ahora proponemos lacados en colores neutros como el blanco o el negro.

El galán no tiene como único objetivo tener la ropa lista al siguiente día, sino que además adquieres orden para tu habitación. Cuando llegues a casa y te desvistas, podrás colocar tu ropa en tu galán en lugar de dejarla encima del sofá o de cualquier silla. Así lograrás que cualquier prenda que acomodes en el galán conserve su imagen y no se arrugue fácilmente.